Skip to content
Boswellia

Nanopartículas de Boswellia

Boswellia sacra, es el llamado “árbol del incienso”, que además de su poder aromatizante tiene usos cosméticos especiales. 

El extracto de Boswellia, al ser encapsulado en nanopartículas, hace que se estabilice para transportar el agente activo a la piel. Cuando se aplica tópicamente, la calidad antioxidante de su aceite esencial ayuda a la piel a recuperarse más rápido. Además aclara las imperfecciones, mejorando  el tono de la piel, dejándola más uniforme. Otra de sus ventajas es que puede eliminar las células muertas de la piel. Los ácidos boswélicos, tanto las variedades alfa como beta, bloquean la enzima 5-lipooxigenasa, una enzima clave en procesos de inflamación y, por lo tanto, ayudan a reducirla, disminuyendo el enrojecimiento y/o la picazón. El frankincense contenido en la resina de Boswellia y encapsulado en nanopartículas, no es solo usado en cuidado antienvejecimiento de la piel, sino también como cuidado adicional de desórdenes de la piel sensible.

Sus beneficios antiinflamatorios previenen la degradación del colágeno y la elastina. Sus propiedades antifúngicas y antibacterianas lo convierten en un complemento cosmético ideal para la piel rosácea y acneica. A su vez, protege contra la exposición a la radiación UV, incluyendo la radioterapia y la quimioterapia siendo un cuidado adicional de desórdenes de la piel inflamada y especialmente la queratosis actínica.